Las copias chinas de ciudades europeas que permanecen semiabandonadas


Si por algo es conocida China es por su habilidad para copiarlo todo. No importa que sea un bolso o un teléfono móvil, ellos te lo clavan. Y si pueden copiar un reloj, también pueden copiar un reloj, también podrán copiar una ciudad.

China tiene más de 1300 millones de habitantes y actualmente se encuentra en un proceso de rápida urbanización, y se prevé que 250 millones de personas se muden del entorno rural antes del 2025, por eso ha planteado un plan llamado “nueve pueblos, una ciudad”. Este consiste en la construcción de nueve pequeñas ciudades alrededores de las grandes urbes. Y muchas de estas ciudades buscaron inspiración en ciudades europeas, imitando su estilo arquitectónico.

Tianducheng, el gran representante de este modelo

Tianducheng tomó como referencia París, pero no se limitó únicamente al estilo de sus edificios, sino que llegó al punto de construir una Torre Eiffel, algo más pequeña, ya que en lugar de medir 324, esta se queda en “solo” 108.

Hoy por hoy, se trata de una ciudad semifantasma ideal para rodar una película de zombies. Su construcción comenzó en 2007, y la idea era que diera cabida a 10.000 personas, pero a día de hoy sus 30 kilómetros cuadrados repletos de reproducciones de monumentos de la capital francesa la ocupan únicamente 2000.

El resultado es una ciudad que parece una París postapocalíptica y casi vacía, como se puede ver en este vídeo de Caspar Stracke:


Sin embargo, las autoridades chinas aseguran que la ocupación de estas ciudades está avanzando al ritmo previsto, siendo un plan a medio-largo plazo. Otras ciudades que se construyeron siguiendo una inspiración europea sufren el mismo problema.

Londres, Amsterdam o la bauhaus alemana son otros estilos que han imitado en estas ciudades:

Fengcheng, La Mancha de Shangai

Solo por los molinos que reciben a los visitantes es fácil ver de dónde han sacado su inspiración para el quijotesco escenario que es Fengcheng, está situada a cerca de 60 kilómetros de Shangai. El viaje desde el centro de la ciudad al enclave español dura casi dos horas y necesitas tomar tres líneas de metro y dos autobuses. Comenzó a construirse en 2001 y como sus hermanas está en gran medida deshabitada.

Loading...

No sólo se inspira en La Mancha, también se pueden reconocer elementos sacados de ciudades del norte como Santander o de Andalucía. Lo que es seguro es que muy china no parece. ¿O sí?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *