ARQUERO INGLÉS DE MEDIADOS DEL SIGLO XIV

         La Guerra de los Cien Años fue la edad
de oro de la arquería inglesa. Tal fue su papel en los campos de batalla que
destronó a la ballesta como arma de proyectiles en los ejércitos ingleses,
quedando reducida esta ultima a tareas defensivas en castillos.

      La ballesta desde su introducción en la
invasión normanda de Guillermo el conquistador se había convertido en el arma
de moda en Inglaterra. De hecho, tanto los reyes, Ricardo Corazón de León era
un experto con la ballesta, como la nobleza veían el arco como un arma del
populacho. Pero esta visión cambiaria drásticamente.

         Seria en 1298 en la batalla de Falkirk cuando los arqueros
galeses a las órdenes de Eduardo I
mostrasen su gran utilidad, por su rapidez y alcance. Será con la dinastía de
los Plantagenet cuando por ley todos
los varones sanos debían practicar con el arco en sus ratos libres. Numerosas
competiciones de puntería se realizaban en todos los poblados de Inglaterra, se
llegó a prohibir otros deportes para que solo se practicase la arquería…

Ilustración de un arquero en el
 Luttrell Psalter siglo XIV.
         Al no existir un ejército permanente,
era esencial que todos los hombres libres estuviesen entrenados para que nada
más ser llamados a armas fuesen operativos. Entre los siglos XIV y XV se podía
firmar parte de una leva, séquito de un noble o un cuerpo reclutado mediante un
contrato. En el caso de leva en Inglaterra subsistía la Comisión de Array,
cuyos miembros iban por las aldeas buscando lo mejores arqueros. Los campesinos
estaban muy motivados por ser llamados a filas ya que la paga era muy buena,
además del posible botín. También se les ofrecía ropa nueva, equipación y en
algunos casos caballos, algo que en aquella época era un verdadero lujo. De
hecho algo muy atípico en la Europa continental era ver montados caballo a
campesinos ya que era un privilegio de la nobleza (no olvidemos que la pequeña
nobleza era muy abundante, el caso de los hidalgos en España).
         Aunque la puntería era importante lo
esencial en los campos de batalla era la cadencia de tiro. Imaginar miles de
flechas lanzadas una tras otra por cientos de arqueros sobre la infantería o
caballería enemiga. Una lluvia de flechas sería la mejor metáfora. Para lograr
esta rápida descarga los arqueros ingleses clavaban en el suelo varias flechas
en el suelo, para considerarse arquero debía disparar al menos diez  por minuto y si alcanzaba las 15 sería un buen
fichaje.
         El arquero viste unas calzas ajustadas,
mientras que cubre su torso con una saya holgada, propia de los humildes, y un
camisón blanco bajo esta. Como si de un chaleco se tratase, lleva dos lienzos
blancos con una enorme cruz de san Jorge, símbolo de su servicio al rey de
Inglaterra. Esta costumbre esta documentada desde el reinado de Eduardo I, el
zanquilargo.

         Como única protección este arquero
lleva una brazalera de cuero, para que la cuerda no dañe el antebrazo, y un
casco oculto bajo la capucha. Elaborado en hierro y de forma semiesférica era
muy popular entre los arqueros, su nombre es cervelliere o cervellera.
     

Loading...
    El arma principal, como no iba a ser de
otra manera, un arco largo inglés, Longbow.
Bueno para ser exacto en la edad media se le denominaba simplemente arco o arco
de librea. Antes de entrar a describir el arma, se tiene que destacar que no
era el más eficaz sino el más eficiente teniendo en cuenta su escaso coste, su
posibilidad de fabricación en masa, su capacidad de disparo y alcance.
         La mejor fuente para conocer esta arma,
además de las pinturas medievales, es el precio del Mary Rose. Este barco hundido en Southampton en 1545, nos dio la
posibilidad de conocerlos, se rescataron 138 arcos y 2500 flechas.
Cervelliere c. 1240–50.
Biblia Morgan.

         Eran arcos simples, es decir hechos de
una sola pieza, de madera de tejo pero en caso de necesidad o para arcos de
segunda categoría se podoa emplear el olmo y el fresno. De hecho tal fue la
explotación del tejo en las islas que se llego a importar varillas de toda Europa,
especialmente famosa era la madera española. 
Estas varillas elaboradas a partir del tronco, eran “de tres dedos de grosor y cuadradas, y de
siete pies de largo, bien presentadas, pulidas y sin nudos
”. La longitud
ideal era entre 170 y 188 centímetros, aunque en algunos casos se superaba. Su construcción
tardaba unos cuatro años, no os asustéis, son dos para el secado de la madera y
otros dos para el combado. El arco debía aguantar una fuerza tensora entre 34 y
54 kilogramos para lograr su mayor efectividad y una longitud de tracción de
unos 76 cm, la fuerza solía ser ejecutada con dos dedos (hay ilustraciones que muestran
tres, seria a gusto del consumidor). Una vez que la varilla estaba dispuesta se
hacían dos muescas en las puntas donde se fijará la cuerda y se enceraba el centro
del arco, para que el sudor de la mano no estropease la madera y ya está. En
algunos arcos del Mary Rose tiene una muesca para saber en qué dirección debía
dispararse el arco, como las minas Claimore “in front enemy”.

English Archers, Códice De Trajes, 1540
Pero
un arco sin una buena cuerda no es nada más que un palo. Las de esa época se
realizaban en cáñamo, aunque también con lino o seda, tratado en una solución para
mejorar su impermeabilidad aumentando su resistencia a la humedad. La lluvia
era la peor enemiga de los arcos y ballestas, de hecho los arqueros solían
guardar sus cuerdas en sus capuchas para evitar que se mojasen.
Las
flechas inglesas estaban fabricadas de una madera ligera como el álamo común o
el temblón (este de rápido crecimiento, ideal para fabricación de miles de
unidades). Eran de un grosor considerable para poder enmangar grandes puntas. Es
esta ilustración se pueden ver varios modelos de punta: la 1ª, 4ª y 8ª tipo
cincel para perforar armaduras; la 2ª y 3ª para cortar la carne; la 5ª y 10ª con aletas para aumentar el daño en caso de ser extraída.
Como
armas de combate cuerpo a cuerpo y para rematar a heridos, si fuera el caso,
lleva un cuchillo al cinto. Aunque solían llevar también una espada y un
pequeño escudo tipo rodela que en este caso no porta.






DESCUBRE EL ORIGEN DE LA “V” DE LA VICTORIA

Arquero inglés de mediados del siglo XIV
Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

Leer >>  'Five Minutes' o mis cinco minutos de gloria al día

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies